Que de la mano de Antoine Griezmann ¡todos la vuelta vamos a dar!

El Cholo muy al contrario de lo que venía haciendo los últimos partidos, cambió un poco el esquema táctico para enfrentar al Brujas de Leko, saliendo a cancha con tres centrales y dos carrileros, actuando un poco como copia del planteo de los belgas. La novedad pasó por el colombiano Santiago Arias que finalmente debutó con la camiseta rojiblanca.

El partido comenzó un poco desordenado para los españoles, Saúl y Koke se mostraban perdidos, dejando a Lemar como la única chance de poder pasar de mitad de cancha. El anterior mencionado Ñiguez tuvo su chance desde fuera del área y con una volea, pero fue el francés quién le serviría el gol a su compatriota, Antoine Griezmann. Lemar lo buscó por el palo contrario dejando a la vista la calidad de control, delicadeza y pegada que sólo el número 7 sabe tener.

1-0 por arriba parecía conformar a la Atlético mientras que el Brujas no paraba de crecer. A los 39′ llegaría el empate gracias a un golazo de Groeneveld y que poco dejó hacer a Jan Oblak.

El complemento devolvería el 4-4-2 a los madrileños con un Giménez que salió por lesión y con Filipe Luis adentro. De esta manera, los colchoneros volverían a la caza del gol y el guardameta esloveno pasó a vivir el partido como un espectador más ya que todas las atajadas sucedían en área del Brujas.

Diego Costa, lejos del gol, asistía con pelotas filtradas a la perfección; una para Koke que al no poder definir se la dió a Griezmann, en esa ocasión no pudo pero en la siguiente sí. 2 a 1 ganaban los rojiblancos cuando el Lagarto tuvo que salir por un pinchazo en el isquio, justo después del pase gol para el francés.

Con Rodrigo adentro, el equipo de Simeone intentó controlar el ritmo del cotejo, pasando la pelota y jugando a mantener el marcador así o, de ser posible, con una diferencia mas abultada. Lo cierto es que el partido estaba lejos de cerrarse. Lo tuvo Correa frente al arquero Letica pero también lo tendría el Brujas que no pudo ser gracias al despeje de Oblak.

El marcador mostraba el 3 a 1 para los dueños de casa tras el gol de Koke, que cerraría la jornada de Champions en el Wanda Metropolitano.

Un Atlético de Madrid por momentos perdido, por momentos enchufadisimo pero que siempre sale a flote por el gran jugador que tiene: Antoine Griezmann, el principito de Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: