Aniversario y empate agónico

Un Metropolitano, cumpliendo ya 1 año, recibía a los aficionados. Se sentía la necesidad de ganar, sobre todo tras los partidos del Rayo y en Balaídos.

Con un pequeño susto antes de siquiera comenzar los 90′, — Lucas Hernández fue llevado al hospital tras fuertes dolores abdominales — Godin recuperó la titularidad y capitanía aunque claro está, le costó entrar en partido, al igual que el resto del equipo.

El Atleti, parado en cancha con un 4-3-3, intentó establecerse como el equipo Alfa, presionando la salida del Éibar. Justamente, un disparo de Cote hizo temblar al Wanda Metropolitano y dejaba a un Atlético de Madrid nervioso, con fallas de los uruguayos, incluso de Lemar y con el area de Dmitrovic en total calma a pesar de que las directivas ensayadas durante la semana eran claras: todas las pelotas a Diego Costa.

Fue Griezmann quien llegó antes a las oportunidades de gol, un remate mano a mano que el arquero sacó con su pierna. El arquero del Éibar cumpliría un buen partido con las posteriores atajadas a Saúl y Godín. Los primeros 45′ terminaban y el Atleti dominaba el juego, con un Lemar despierto y un Rodrigo eficaz en la recuperación. Sin embargo, el gol todavía no llegaba y la ausencia de Ángel Correa, se sentía.

Ya en tiempo complementario, los primeros cuatro minutos fueron rojiblancos. Costa en dos ocasiones, Griezmann y Godín nuevamente no pudieron frente a Dmitrovic. Un cuarto de tiempo después ingresaría el argentino por Lemar.

Los colchoneros no tenían la brújula bien direccionada; Filipe, Koke y Giménez parecían otros, cometiendo errores inusuales.

¿Y el Éibar? Crecía en las contras y triunfaba en tener descolocado por completo al equipo madrileño.

El Cholo saca a Rodrigo para poner a Borja Garcés, un cambio polémico y que el hincha se lo hizo saber a su DT con casi la totalidad del estadio silbándolo. Los últimos diez minutos fueron detestables para ambos equipos que trataban de todas las maneras posibles inclinar el marcador a su favor.

Sería el minuto 86 en el cual Enrich le daría la alegría — momentánea — a su equipo. Claro que no contaba nadie con que el debutante, reciente ingresado y recibido con total recelo, Borja, igualara el partido con el reloj marcando 93′.

Un cambio que le dió al Atlético un punto en una jornada que para muchos fue nefasta.

Borja Garcés le dió el empate a su equipo en el minuto 93′. [Foto: prensa Atlético de Madrid]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: